FENG SHUI II: Facilitando el correcto flujo energético

¿Cómo distribuir y decorar tu nuevo hogar con el Feng Shui de la forma?

El Feng Shui es el resultado de años de estudio muy profundo y complejo, no podemos pretender aprender un arte milenario con tan sólo leer un artículo o un libro.

En la mayoría de los casos, no escogemos el terreno donde construyeron nuestra vivienda como tampoco pudimos decidir la distribución de las estancias. En la mayoría de los casos, vivimos en construcciones pensadas y creadas por alguien que no tuvo en cuenta el flujo energético del terreno para el orden de la distribución interior.

Lo que sí podemos hacer, en cualquier caso, es compensar estas carencias o errores de distribución y mejorar el flujo energético para que nos sea beneficioso. Esto lo conseguiremos teniendo en cuenta distribución de nuestros muebles, los colores y la decoración que pondremos en nuestro hogar.

Para lo ellomantendremos la disposición de los 5 arquetipos de la Escuela de la forma o del Paisaje.

  • Serpiente: Estabilidad, Centro
  • Tortuga: Protección
  • Ave Fénix: Prosperidad
  • Dragón: Acción
  • Tigre: Reflexión

Dentro de la escuela de la forma del Feng Shui, se hace alusión constando estos cinco animales simbólicos y cada uno de ellos, refleja ciertas características especiales.

 

La serpiente

Dirección asociada: Centre

Elemento: Tierra

Color: Amarillo

Sentido: Estabilidad Centro

La serpiente se sitúa siempre en el centro. Si vamos a estudiar una vivienda, será la misma vivienda la serpiente. Si nos observamos rodeados otras estructuras, nosotros seremos la serpiente, por lo tanto, si lo que analizamos es la situación de una cama, esta será la serpiente igual que si lo hiciéramos con el sofá, una silla… este elemento sería la serpiente y tendríamos que conseguir que su alrededor se distribuyeran los otros cuatro arquetipos en su posición y forma adecuada.

En la teoría de los 5 elementos, el color amarillo está asociado al elemento “tierra” en el centro. La serpiente tiene afinidad con este concepto siendo un animal extremadamente receptivo, sensible, que permanece atento percibiendo todo el que lo rodea.

 

La tortuga

Dirección asociada: Norte

Elemento: Agua

Color: Negro

Sentido: Protección

 

La tortuga permanece detrás de la serpiente amarilla ofreciéndole la protección.

Este animal refleja un aspecto fundamental para un buen Feng Shui que es la protección, la solidez y la estabilidad. La tortuga mediante su caparazón y aparente quietud designa correctamente estas necesidades.

Toda construcción tiene que favorecerse de una tortuga, tiene que contar con solidez a su espalda, bien sea una colina, grupo de árboles, edificios cercanos u otra estructura que lo arrope. Una tortuga tiene que proteger la espalda de corrientes imprevistas como vientos poco favorables, torrentes de agua incontrolables u otro tipo de agresiones.

Una tortuga tiene que guardar una configuración fuerte, estable y armónica, pues una inmensa montaña detrás de una vivienda con peligro de desprendimientos, aludes de nieve o tierra acabaría siendo peligrosa, en estos casos recibiría el nombre de “tortuga Herida”. El Feng Shui aconseja una colina suave que arrope y cumpla sus objetivos sin llegar a ser hostil.

Si hablamos de situar a una persona donde tuviera que pasar largos periodos de tiempos o allá donde realizará acciones vitales como el descanso, la alimentación, etc. buscaríamos elementos similares que reflejaran estos aspectos. Por lo tanto, una situación donde su espalda diera a una puerta, pasillo, o ventana por la cual entran corrientes, no constituirá el aspecto más sólido.

 

Buscaremos siempre que, a las espaldas de la serpiente, encontremos una pared sólida y firme, sin elementos colgados en ella con riesgo o sensación de desprendimiento sobre la serpiente, que tiene que estar protegida por esta Tortuga.

 

La Ave Fénix

Dirige asociada: Sur

Elemento: Fuego

Color: Rojo

Sentido: Proyección

 

El Ave Fénix permanece ante la serpiente amarilla ofreciéndole frontalmente la apertura en el espacio visual, la proyección.

Esta ave mitológica corresponde al lado inverso de la tortuga, es decir delante, la fachada, las vistas que son propias a la mayoría de las construcciones. Si la inmovilidad y la protección es una característica clara de la tortuga negra, el Ave Fénix necesita cierta amplitud, un área abierta donde recibir energía. Un caso ilustrativo de no contar con la Ave Fénix es un edificio, que una vez construido, muestra su fachada principal orientada hacia una montaña, hacia otro edificio similar o hacia estructuras que impiden la apertura, visión y recepción correcta de la energía o del “Qi”.

El Ave Fénix guarda ciertos principios, proporcionando la apertura visual, tiene que atraer el flujo del Chi de forma controlada.

 

El Feng Shui desaconseja poner un árbol frente a su puerta en el caso de una construcción. En el caso del mobiliario del interior de una sala, desaconseja poner la mesa y silla de trabajo frente una pared y aconseja darle la vuelta para proporcionarle abertura enfrente y dotar así del Ave Fénix.

 

 

El Dragón

Dirige asociada: Este

Elemento: Madera

Color: Verde

Sentido: Acción

 

El dragón verde está situado a la izquierda de la serpiente en forma de una colina, edificio, porche, árbol, armario o cualquier estructura alta o con presencia que lo arropa. La parte izquierda se asocia a la creatividad, a la intuición y también al tacto y sabiduría femenina.

Este animal es quizás unos de los símbolos más representativos del arte chino, es extraño ver cualquier celebración sin su presencia. El término, además de ser parto de los 5 animales celestiales, es usado para describir las corrientes energéticas o para simbolizar los canales por donde transita la energía en las cordilleras.

 

Para valorar al dragón verde, habrá que relacionarlo directamente con el tigre blanco, pues los dos lados derecho e izquierdo, guardan la relación como idónea respecto a la serpiente.

 

 

El tigre

Dirige asociada: Oeste

Elemento: Metal

Color: Blanco

Sentido: Reflexión

 

El tigre se sitúa a la derecha de la serpiente amarilla. Se representa en su estado de quietud al acecho, con su imponente presencia de fuerza y ímpetu, pero quieto y en estado vigilante, pasando casi desapercibido en su entorno.

Se explica este hecho por parte de algunos autores, diciendo que, la fuerza tiene que ir acompañada por la adecuada reflexión y actividad sabia del dragón. En general un tigre menos fuerte que el dragón verde es como anteponer la reflexión y pensamiento correcto a las decisiones viscerales, basadas en la fuerza. Es en esta reflexión donde buscaremos el equilibrio entre los dos elementos.

Para valorar al tigre, buscaremos la estructura o el mueble más bajo, discreto y que nos inspire quietud y concentración, en comparación al dragón que cómo hemos comentado anteriormente, será un mueble u objeto más alto, vistoso y activo y procuraremos en todos los casos guardar siempre esta relación entre ambos.

 

ARMONIZAR LAS ESTANCIAS

Nos encontramos a menudo habitando hogares distribuidos sin haber tenido en cuenta el orden lógico, con una distribución de puertas y ventanas, tabiques que dificultan el flujo energético o lo aceleran, elementos decorativos, muebles o colores que de la misma forma afectan directamente a la calidad de la energía de la vivienda de la cual nos nutrimos y en todos estos casos nos encontramos una similitud en el ambiente familiar y en los acontecimientos de las personas que habitan en estos tipos de hogares.

Cómo comentamos en el artículo anterior, si la energía circula a demasiada velocidad o, por el contrario, recorre excesivamente lenta o sencillamente esta es nula o estanca por la carencia de circulación, esta nos afectará directamente en nuestros actos y acontecimientos en el mismo sentido. También habrá que valorar el tipo de energía que nos entra del exterior para valorar la calidad de esta dentro de nuestro hogar.

Al Feng Shui ofrece también la posibilidad de compensar estas deficiencias energéticas mediante «curas», es decir, potenciando colores, materiales y aprovechar decoración para enderezar la energía del espacio.

Si nos guiamos por nuestra lógica y la percepción, podríamos reconducir la direccionalidad, la rapidez incluso transformar la energía.

Como ejemplo, nos imaginaremos que nuestro dormitorio tiene la puerta de acceso totalmente alineada con la ventana y que esta da a un geriátrico, hospital o cementerio. Nos encontraríamos con una energía proveniente del exterior poco vital, enfermiza o de muerto pero que a la vez pasaría de largo al resto de la casa a gran velocidad, sin llegar a todos los rincones de la habitación. En este caso tendríamos que resolver 3 problemas, la calidad energética proveniente del exterior, la direccionalidad y la rapidez de ésta. En cuanto al tipo de energía que nos entra del exterior, podríamos compensarla situando en la ventana un elemento de vida, de luz o de color como una planta o flor. Para resolver la direccionalidad y velocidad, nos plantearemos colocar algún elemento decorativo (en el suelo o colgado del techo) que frenará por un lado la velocidad en aumento y desvíe la energía hacia el resto de la habitación y teniendo en cuenta que este elemento, el material el color, podría modificar la calidad energética mejorándola buscaremos que el color, el material y el volumen sea el idóneo para el uso del aposento.

Cómo en el caso anterior, cualquier distribución puede ser sanada y por lo tanto, cualquier hogar puede ser armonizado teniendo en cuenta las directrices del Feng Shui.

 

En todos los casos, debemos tener mucho cuidado en no colgar elementos en el techo o en la pared, allá donde tengamos previsto sentarnos o dormir, de forma que cuando estemos a la cama, la silla o al sofá, no haya ningún elemento voluminoso, pesado, agresivo, etc. que nos genere presión. Energéticamente, estaría agrediéndonos y emitiría cierta presión energética sobre nuestro cuerpo nada beneficiosa.

Como pincelada final, hay que tener en cuenta que nadie mejor que la misma persona, puede advertir cualquier elemento que altere la armonía de nuestro hogar, ya sea un mueble, el color de la pared, un elemento decorativo, una luz… Un ejercicio muy recomendable es el de conectar directamente con cada aposento y con cada uno de los elementos que hay para centrarnos a sentir que nos está aportando, si nos expande o por el contrario nos contrae y modificar, cambiar o eliminar todo aquello que no nos haga sentir del todo cómodas.

Esperamos que este artículo os proporcione las herramientas necesarias para poder valorar y modificar si os hace falta, la energía de la cual os alimentáis a vuestro hogar.

 

Hasta pronto!!!